domingo, 13 de noviembre de 2011

MEGA SHARK vs. CROCOSAURUS (USA, 2010)

Dirección: Christopher Ray. Guión: Micho Rutare, Naomi L. Selfman. Producción: The Asylum. Música: Chris Ridenhour. Intérpretes: Jaleel White, Gary Stretch, Sarah Lieving, Robert Picardo, Gerald Webb, Hannah Cowley, Steven Mason, Dylan Vox, Nicola Lambo. Duración: 83 minutos.

De qué va: El megalodón de la primera parte ha vuelto y esta vez su objetivo son los gigantescos huevos de un cocodrilo enorme que plantará cara al escualo con tal de defender su prole. El Dr. Terry McCormick (Jaleel White) se unirá al agente Hutchinson (Sarah Lieving) y a un experto caza cocodrilos (Gary Stretch) para detener la amenaza que se cierne sobre la Humanidad.

La criatura: De nuevo el megalodón que gusta de hacer cabriolas por el aire. Ahora se enfrenta a un cocodrilo prehistórico - ¿un crocosaurio?- no de 4 ni de 40, no: de 400 metros. Pásmense.

La película: No debió irles mal con la aquí reseñada Mega Shark vs. Giant Octopus puesto que repitieron la operación al dedillo en esta continuación en toda regla. El megalodón sobrevivió al enfrentamiento con el pulpo gigantesco y esta vez va a por los cientos de huevos que un cocodrilo enorme va diseminando por todo el globo terráqueo como si de un esturión se tratara.

Aunque pudiera parecer imposible, los responsables consiguen hacer un título tan infame como el primero, con un guión sin pies ni cabeza donde los personajes -calificativo demasiado generoso- se limitan a ir de aquí para allá en helicóptero y donde las situaciones surrealistas se suceden sin desmayo. Con todo, el problema principal no radica en un guión y diálogos que bien podría haber escrito un niño de ocho años, no. El principal inconveniente - y que hace absolutamente insufrible esta experiencia- es que los efectos especiales jamás logran dotar de un mínimo de realismo a las criaturas, siendo imposible tomar en serio nada de lo que acontece. De este modo, los animales jamás interactuan con los actores de carne y hueso creando dos planos distintos dentro del mismo film, deslavazado y sin sentido: uno con las reacciones de los actores a lo que se supone que sucede ante sus ojos, otro con dibujos animados de baja resolución de los monstruitos repitiendo siempre los mismos gestos en un bucle que denota la pobreza de medios y de interés por hacer algo mínimamente decente.

Dirige el cotarro el hijo de Fred Olen Ray que no parece haber heredado la gracia - discutible, pero gracia al fin y al cabo -  del padre aunque por lo menos evita el tono videoclipero de la primera y cuida un poquito más el diseño de los interiores. Algo es algo, aunque en esta ocasión sea muy poco.

A destacar: Entre el reparto principal, compuesto por los inexpresivos Sarah Lieving - 666: The Child - y Gary Strecht - Alejandro Magno - , encontramos nada más y nada menos que a Jaleel White, al que toda una generación siempre recordaremos como el inefable Steve Urkel en la serie Cosas de casa. White, hay que decirlo, es el único que intenta tomarse en serio su papel en este desaguisado. Pero ni por esas.


Trailer de este bodrio

11 comentarios:

  1. Espectacular documento... el hijo de Fred Olen Ray dirigiendo a Jaleel White (el apellido no le pega mucho), luchando contra un bicho de 400 metros de longitud... esto de tan absurdo que parece suscita mi curiosidad.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, cuidado con esa curiosidad, Ali, que la dentellada puede ser monumental. No quiero que luego me retires la palabra XD

    ResponderEliminar
  3. A mi como a Alimaña me tira la misma curiosidad, ¿así que porqué no verla? pues por el comentario y la puntuación que le das. Creo que paso, ya pasé de la primera...pero nunca se sabe.

    ResponderEliminar
  4. Uf, es que Olen Ray hizo cada pestiño... no veo claro lo del talento heredado. Encantadora esa de los cangrejos gigantes que vi hace mucho en TV3. Me han dado ganas de preparar cangrejos con salsa de pimientos choriceros. Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
  5. Vaya! Queda alguna más de esta saga??? Ver las dos seguidas debe dejar secuelas no?

    Gracias Quimérico por el comentario. Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Almas, el título, cartel y trailer pueden estar diseñados pàra provocar esa curiosidad, pero hazme caso: contén tu curiosidad.

    Miquel, Olen Ray tiene sus adictos siempre dentro de la serie Z, claro. Este título hace buena la mayor parte de su filmografía. Y la de COrman de los cangrejos también.

    Jajaja, te reto a que puedas ver las dos seguidas, Milmo. Yo he de confesar que ni una seguido pude soportar. Las tuve que ver endos partes cada una y sólo porque quería escribir con total conocimiento de causa. De esta saga no hay ninguna más (de momento) pero todavía queda algún que otro "duelo de tituanes" que supongo tendré que sufrir para reseñar aquí.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Noooo, ni siquiera se dignan a mencionar de que especie es el famoso cocodrilo y más encima con todo desparpajo dicen que mide 400 mts!!!!

    Los efectos parece que los hicieron en un ordenador de un cibercafé. Igualmente sirve para unas risas y adelantando mucho, mucho.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Lo mejor (o pero de todo) es que, a pesar de sus 400 metros, lo traen anestesiado ¡en un camión! Yo creo que ni para las risas...

    ResponderEliminar
  9. Lo siento Quimérico, no puedo contenerme. Estoy enganchado a SyFy y a Asylum... Pero gracias por el aviso.

    ResponderEliminar
  10. Jajaja, te comprendo. Yo mismo caí de nuevo después de despotricar con esta. Un saludo y felices fiestas.

    ResponderEliminar