domingo, 22 de abril de 2012

PROFUNDIDAD SEIS (USA, 1989)

Título original: DeepStar Six. Dirección: Sean S. Cunningham. Guión: Lewis Abernathy, Geog Miller. Producción: Carolco Entertainment  & TriStar Pictures. Música: Harry Manfredini. Intérpretes: Nancy Everhard, Greg Evigan, Miguel Ferrer, Cindy Pickett, Marius Weyers, Taurean Blacque, Nia Peeples, Matt McCoy, Elya Baskin, Thom Bray, Ronn Carroll.  Duración: 93 minutos.


De qué va: Un equipo de ingenieros y científicos instalan una base nuclear  para los Estados Unidos a seis millas de profundidad. En las labores de excavación dinamitan una gruta que alberga a un peligroso inquilino, una criatura desconocida para el ser humano pero que está dispuesta a recuperar el tiempo perdido...

La criatura: Un gigantesco artrópodo, una especie de crustáceo que no corresponde con criatura marina conocida. De gran fuerza y resistencia, se siente atraída por la luces - a esas profundidades abisales luz equivale a comida - mostrando una gran agresividad. La falta de presupuesto la solventa el departamento de efectos a través de un animatronic poco impresionante que casi siempre vemos a través de tomas rápidas y poco iluminadas lo cual multiplica su efectividad en pantalla.

 La película: Serie B en toda regla cuyo mayor inconveniente estriba en nadar entre dos aguas, si se me permite el juego de palabras. Una primera parte demasiado parecida a The Abyss - pero sin la aparatosidad y nivel técnico de aquella - y un tercio final muy parecido a Leviathan, a su vez refrito de mil cosas antes vistas. Curiosamente las tres coincidieron en cartelera. El resultado es una modesta cinta carente de cualquier atisbo de originalidad aunque, eso sí, con algunos aciertos parciales como la secuencia de la descompresión "instantánea" o los dardos insufladores de aire, por citar un par de ejemplos.

Un reparto anodino, - si exceptuamos al siempre eficiente Miguel Ferrer, aquí en un irritante papel - no ayuda demasiado a levantar un argumento plano y llevado por Cunningham con su habitual  dirección funcional, correcta aunque carente de imaginación. El monstruo tarda una hora en aparecer y el escaso - aunque bien empleado - presupuesto no da para mostrarlo con claridad, circunstancia esta que llega a convertirse, paradójicamente, en uno de sus principales aciertos. Buena fotografía submarina a cargo de Mac Ahlberg - House, una casa alucinante, Re-Animator -. Dentro de sus limitaciones, resulta entretenida.

A destacar: Concebir un bicho no lo suficientemente grande para destruir un complejo submarino, no tan pequeño como para poder introducirlo dentro, debió ser un problema para los guionistas hasta el punto de que la criatura es la que causa menos estragos a lo largo del metraje. Un cúmulo de negligencias y despropósitos de los protagonistas son los que van provocando sucesivos accidentes y complicando paulatinamente la situación. Resulta, cuando menos divertido.  


Fragmento del film (en castellano)

6 comentarios:

  1. Tenia curiosidad por verla algun dia, pero tal como la pones no la tendre entre mis preferencias, saludos

    ResponderEliminar
  2. Ya digo, entretenida. Pero tan original como cualquier título de viernes 13. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. La vi cuando la estrenaron y me pareció un "Abyss" de segunda división. La que sí recuerdo con agrado es la de tu post anterior "La bestia bajo el asfalto" por su aroma de serie B clásica como dices y por haber tomado como base una de las leyendas urbanas más conocidas. Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "La bestia bajo el asfalto" es uno de los grandes clásicos de la serie b, todavía imbuída del espíritu setentero que tan bien sentó al género.
      "Profundidad 6" es eso precisamente que mencionas, un Abyss de 2º división, aunque en algunos momentos prefiero la modestia de esta a la parefernalia de la de Cameron.

      Eliminar
  4. Ooooh ya no me acordaba de esta peli. Gracias por refrescar la memoria.

    ResponderEliminar